domingo, 13 de diciembre de 2009

Pacto de responsabilidad social: Por una verdadera red humana


Porque en la era de la globalización quienes tenemos acceso a la Red sólo somos el 24% de la población mundial, porque 5.100 millones de personas no tienen acceso a Internet, porque no somos la sociedad, sino sólo una parte de ella, porque no queremos ser una elite, porque no queremos sentirnos privilegiados, porque no queremos generar más invisibles y excluidos, nosotros, parte de la ciudadanía internauta, demandamos un compromiso firme y decidido para acabar con la brecha social y digital. Pedimos un verdadero pacto de responsabilidad social a los organismos supranacionales –principalmente a la ONU y la UE–, a los gobiernos central, autonómicos y locales, a los partidos políticos, a los medios de comunicación masivos y sociales, a las empresas, a las organizaciones no gubernamentales y a la ciudadanía en su conjunto para que:

  • El acceso a la información y el conocimiento, y a las herramientas tecnológicas sea un derecho universal amparado por legislaciones locales, estatales y supranacionales, y apuntalado por la ciudadanía.
  • Ese derecho no sea monopolizado por quienes crean, sirven y gestionan los medios, las herramientas y las propias obras, ni una concesión a quienes se les reconoce un privilegio previo pago de los servicios y herramientas de acceso al conocimiento global.
  • La Sociedad de la Información y el Conocimiento se construya pensando en beneficios sociales, priorizando cuestiones claves como son la educación, la solidaridad, la pluralidad y la integración. Mal va la Sociedad de la Información y el Conocimiento si sólo pensamos en cómo unos pocos pueden acaparar y gestionar el poder y monetizarlo, si únicamente existen motivaciones económicas, de facturación, de mercado, de ocio y de entretenimiento,
  • Acabemos con la exclusión de millones de personas en el mundo real y en la Red de redes. Porque todas ellas corren un alto peligro de absoluta invisibilidad. A quienes sufren exclusión podemos hacerlos visibles en la vida cotidiana y también aquí, en la Red de redes.
  • Demos acceso, herramientas y visibilidad a quienes intermedian entre la sociedad acomodada y la necesitada.
  • Frenemos la peligrosa endogamia en Internet y la disociación cada vez mayor del ecosistema online respecto al mundo real. Porque percibimos una desligamiento acelerado de los asuntos que no atañen directa o indirectamente a la Red y a sus miembros.
  • Los medios de comunicación masivos y tradicionales, y la blogosfera asuman conjuntamente un compromiso de responsabilidad social. Nos confundimos si pensamos en imponer un único pensamiento en lugar de buscar el diálogo que permita poner en común acciones que aseguren el progreso en el Estado del Bienestar, la cohesión y la sostenibilidad.
  • Los periodistas recobren la responsabilidad social y ética que se le presupone al periodismo. Difícilmente construiremos una Sociedad de la Información y el Conocimiento con ruido, confusión y desinformación. Pedimos rigor y también más y mejor información social.
  • Todos pensemos en clave social. Pensar en clave social es pensar en el acceso universal a Internet y a todas las herramientas tecnológicas, pero también lo es dar visibilidad y espacio a los colectivos y problemas del mundo real, presionar en el mundo físico y en Internet para que paremos el suicidio colectivo del cambio climático, para que todo el mundo tenga acceso universal a la sanidad, a la educación y a la información, para que a nadie le falte comida ni agua, para que todas las personas tengan derecho a una vivienda y a un trabajo dignos, y a una remuneración justa por su trabajo, para que se respeten los derechos laborales, de las mujeres, de los menores, de las personas mayores, de los inmigrantes, de los desplazados y refugiados, de los enfermos, de las minorías, de las comunidades locales, de todas las razas, lenguas y culturas, y de nuestro medio natural. Pensar en clave social y actuar consecuentemente en el mundo físico y en Internet.
  • Cerremos brechas económicas, generacionales, culturales, de género, geográficas y tecnológicas.

Actuemos por construir una verdadera red humana. Porque cada persona excluida en el mundo real y en el ecosistema online es un fracaso de todos nosotros.

Me he adherido porque creo que lleva toda la razón. Espero que la compartais. Saludos desde Tauri...

sábado, 5 de diciembre de 2009

Manifiesto en defensa de los derechos de Internet Vs Ley Antipiratería


No es que haya resucitado el blog a partir de la ley antipiratería ni con el manifiesto, es que ha coincidido que el primer tema a tratar sea este.

¿Ley antipiratería? Ja ja ja… Pero en que país creen que vivimos ¿en China? Señores, los primeros piratas que hay son los políticos, nada mas que hay que echar un pequeño vistazo a los titulares de los noticiarios para ver las “meteduras de mano” en las cajas de los Ayuntamientos e instituciones varias. Deberían de legislar con la mayoría de los ciudadanos pero no, ellos se juntan con una panda de piratas. Huy, ¿he dicho piratas? A ver si van y me denuncian por no haberme lavado la boca antes de decirlo. “Si un CD cuesta 20 euros en las tiendas, la compañía discográfica se embolsa casi el 35 % (casi 7 euros), la tienda el 26 % (unos 5 euros) y el artista ¡el 9 %! (menos de 2 euros) por disco. El resto se reparte entre el distribuidor y el IVA. Por tanto, cuando se clama contra las descargas, realmente es la industria y no los artistas los que pierden” (sic). Estudiemos el caso: Partimos de la base del precio y vemos que la industria se lleva el 35% -vale, pone los medios para la grabación-, la tienda que nos lo vende un 26% -¿Qué nos vende si ya sabemos lo que queremos y solo espera que se lo pidamos?-, y, después de gastos de distribución e impuestos, llega el auténtico artista, el que ha tenido la idea de hacer el trabajo original, y se lleva un 9% -joder macho, sois como los desgraciados del campo a los que los intermediarios son los que ponen los precios de sus productos-. Mi conclusión es que los artistas son los gilipollas que tienen a su cargo no solo el crear la obra, si no defenderla con uñas y dientes mientras que los que se llevan todo el dinero (que deberían ser los que aportaran los medios de defensa) rien viendo como sus esclavos lloran para que venga el gobierno de turno a ayudarles gastándose millones en campañas de defensa de lo ¿legal? Con el dinero de los contribuyentes. ¿Cómo le cuentas esto a un empresario modesto que pide ayuda y le dan con la puerta en las narices? ¿Por qué las campañas y la lucha no la sufragan las compañías como una empresa mas que son? ¿Nos toman por gilipollas o es que realmente lo somos, y además sin remedio?

¿Manifiesto? ¡Venga ya! Habeis caído en las redes de los mismos a los que os enfrentais. Los manifiestos han sido de siempre el arma de los artistas y de los políticos cuando se han querido posicionar en algo. ¡A las trincheras! Ahí es donde hay que ir. ¡Señores, nos están tachando de ladrones, piratas y demás escoria! ¿Dónde está la sangre española? (ostias, que esta frase se tacha de franquista. Pues no la quito). La presunción de inocencia ¿creo? Que es un derecho de todo ciudadano de un país democrático; esto lo digo porque en España cuando un hijo de puta le da un tiro en la cabeza a alguien le denominan “presunto asesino” aún habiéndolo hecho en medio de la calle, a plena luz y delante de sus familiares en alguna ocasión. ¿Ahora quien me va a tachar de ser un criminal por haberme bajado “Dance Movie” para verla en mi casa si es una mierda de película americana que no vale un duro? Sin embargo en una semana he ido a ver “Siempre a tu lado”, “Cuento de Navidad” y “Luna Nueva”, me he gastado unos 60 euros en entradas para mi familia y nadie me va a felicitar por ello; pero sigo siendo yo, el pirata de la red.

En mi blog siempre doy mi opinión personal que buscando el consenso y el utilizar la razón de los seres que creo que somos: racionales. Es por esto que me parece que aquí hay muchos intereses creados y hoy mis conclusiones las haré con puntos reflexivos que deberían de llevar a la conclusión de un tema que lo único que da a entender es que la guerra tiene que ser entre los artistas y los ciudadanos (los últimos monos) mientras las discográficas siguen forrándose y los gobiernos les hacen la cama a los ricos y poderosos. Reflexionemos:

· Las discográficas son empresas. ¿Por qué las defienden los gobiernos mientras otras como Astilleros cierran y se acabó?

· Si los artistas son los curritos, ¿la SGAE es el sindicato? Los sindicatos luchan por los derechos de los curritos contra la empresa, no contra los clientes (eso llevaría al cierre inmediato)

· Lloran y lloran mientras en el último año han subido los asistentes a los cines en más de 2 millones y -irónicamente- gracias a las ventas de discos por internet, han subido las ganancias en varios millones también. ¿Esto no es un signo de recuperación y el que baje el paro si?

· Nunca he entendido como saben lo que pierden en las mantas, ¿es que ellos controlan el negocio? A mi esto siempre me ha hecho pensar. Todos sabemos como Sony, de la noche a la mañana, reventó las ventas de la Play que no vendía, ¿de dónde salió el chip?

· ¿Tan frikis somos que en lugar de un manifiesto no decidimos darnos de baja todos a una de la conexión? Si me dicen que soy un criminal por tener conexión y usarla, pues nada, me desconecto. Cuando se vean en la quiebra Telefónica, Ono, Vodafone,… el gobierno se pondrá de su parte y nos obligará a darnos de alta porque seremos unos cabrones que vamos a poner en la calle a cientos de miles de trabajadores. ¿En qué quedamos, la pelamos o la vendemos?

· Comprendo que el gobierno tiene una labor difícil –sería de tontos ignorarlo-, pero antes de decidir nada debería de sopesar todos los pros y los contras para que la ley ampare a todos por igual. Si cierra páginas u obliga a las operadoras a que nieguen el acceso de las conexiones a ciertas páginas, lo siguiente será que el lobby de las mujeres pida el cierre de las páginas porno. ¿Qué nos quedaría por ver en internet? ¿La Wikipedia? Pues entonces apaga y vámonos. (Post it mental: “¿por qué las mujeres en lugar de tacharnos de salidos por ver tias guarras en la red no luchan porque hayan más paginas de tios guarros para ellas disfrutarlos con la vista?”)

Quisiera con estos puntos y muchos más que pueden surgir abrir un debate en el que todos opinéis al respecto. Llevo varios días ojeando por la red y solo veo posturas de un bando y de otro contrapuestas y con muchos despropósitos. No sé realmente cuanta gente leerá este post, pero si realmente creeis que aporta algo nuevo al dejar la puerta abierta a las ideas de todos quisiera que le dierais la mayor publicidad a través de vuestros blogs, boca a boca y votando masivamente la entrada. A ver si así conseguimos que se nos escuche. Despues de todo esto recibid mi más cordial saludo desde Tauri y me quedo con el comentario de Jesus en este artículo http://www.elpais.com/articulo/cultura/voces/norma/mejorable/elpepucul/20091204elpepucul_6/Tes que dice: “Os pido que hagáis una reflexión: cuando se inventó la imprenta, los gobiernos fomentaron su propagación, de igual forma que Internet ha sido fomentada en todos los países, reconoced que es algo imparable, cuando la imprenta comenzó a propagar ideas criticas, se inventó el Nihil Obstat y el Índice de libros prohibidos, el visto bueno de censores civiles y religiosos, pero tanto unos como otros desaparecieron con el paso de los años. El mundo de Internet y las descargas es algo parecido hoy día, quizás con nuevos impuestos y limitaciones consigan algo en este momento, quizás sea una batalla perdida, pero la guerra la ganamos siempre a largo plazo. Para los artistas, lo mejor no es dejar de crear, sino renovarse; que se les desmonta el chiringuito por los nuevos vientos que corren es evidente, tendrán que recurrir a su ingenio de creadores para salir del bache, porque son creadores ¿no? Pues eso, que imaginen, no como sangrar al resto, sino sobrevivir como el resto; pero nadie puede ir contra el progreso y con los deseos soberanos del pueblo, o os habéis olvidado de que delegamos la autoridad en nuestros reyes y políticos para que nos gobiernen, no para que nos tiranicen. Por cierto a la gente de la SGAE les digo que por mi parte, estén tranquilos, no pienso piratear ni un disco de Ramoncín (jaramago de un día) ni de Rosarillo (que ya me caía mal cuando su madre trataba de colocarla en la farándula ya con seis años), así como ningún otro artista adocenado, los artistas musicales y cinematográficos españoles actuales me hastían. Que país este donde hasta los artistas quieren ser funcionarios (pero sin opositar).”


Reloj Directodelcampo.com